"Asturias deja de ser una prioridad para el Gobierno de España"

Antonio Trevín y María Luisa Carcedo señalan que las cuentas del Estado para 2012 son "profundamente ideológicas"


Los diputados socialistas por Asturias Antonio Trevín y María Luisa Carcedo realizaron una valoración del proyecto de Presupuestos Generales del Estado y su incidencia en Asturias. "Asturias deja de ser una prioridad para el Gobierno de España", señaló Antonio Trevín. "Los Presupuestos sufren un descenso del 16,1% respecto a 2011, no del 8,8 como dice el Gobierno", explicó el diputado. La inversión real por habitante queda en 429,9 euros. "Hay que irse hasta los años 90 para encontrar una cantidad similar", señaló Trevín, que recordó que en la última legislatura del Gobierno de José María Aznar esa cantidad era de 490,4 euros, y que en las dos con Gobierno socialista superó los 700 (796,4 entre 2005 y 2008 y 767,4 entre 2009 y 2011).

"Es un recorte significativo, maquillado de forma tramposa con 40 millones de euros para expropiaciones". "Asturias sufre un lifting doloroso con estos presupuestos, que además empujan a la región a la anorexia".


Antonio Trevín también puso de manifiesto la incidencia negativa en la actividad económica. "Estos Presupuestos empujan a Asturias hacia la anorexia de su actividad económica", explica, y pone como ejemplo la supresión de los Fondos Mineros:El diputado socialista citó, por último, algunos proyectos que sufren paralizaciones o reducción en las cantidades asignadas:

Por su parte, María Luisa Carcedo calificó los Presupuestos como "ideológicos y partidistas", ya que benefician a Comunidades como Galicia o el País Vasco que celebrarán elecciones autonómicas en breve. Sobre el aspecto ideológico, mencionó la "obsesión por el déficit". "En España hay un problema de ingresos, derivado del modelo productivo, y de nada sirve poner el acento en el control de los gastos si la sangría la tenemos por los ingresos". A juicio de la diputada asturiana, el matiz ideológico se encuentra ya en la amnistía fiscal anunciada por el Gobierno, "que supone un expolio a las arcas públicas de unos 7000 millones".

Es en los gastos, de todas formas, donde de forma más evidente se manifiesta el aspecto ideológico de estos presupuestos, según María Luisa Carcedo. "Había un consenso en los aspectos fundamentales para cambiar el modelo productivo, en potenciar la investigación, el desarrollo y la innovación y abordar los problemas que sobre el modelo educativo. Esos dos aspectos, básicos, son los que sufren los mayores recortes". "Reconocemos que es un momento difícil, pero los recortes que establece este Presupuesto tienen una clara vocación ideológica, ya que abandona la apuesta por construir un nuevo modelo productivo y va a agravar los problemas de la economía española".

Así, el recorte en I+D+i supera el 25%, y en la educación, los recortes son del 22%, básicamente centrados en las becas. Luisa Carcedo se refirió, además, a la triple insolidaridad que traslucen las cuentas estatales para 2012: social, territorial y con el medio ambiente.