"La FSA-PSOE va a estar en primera línea para dar la batalla por la sostenibilidad del sistema de pensiones"

Rafael Simancas y Adrián Barbón denuncian, en la asamblea abierta celebrada en Gijón, "la estrategia de la derecha para hacer negocio con las pensiones" y defienden el impuesto a la banca "porque no pasa nada porque arrime un poco el hombro"



La asamblea abierta sobre pensiones, celebrada esta tarde en la sede de la Agrupación Socialista de Gijón, "que será la primera de muchas que celebraremos los y las socialistas asturianos porque queremos un partido en el que la militancia, como columna vertebral, esté muy movilizada", según Adrián Barbón, que anunció que "la FSA-PSOE va a estar en primera línea para dar la batalla por la sostenibilidad del sistema de pensiones".

El secretario general ha advertido, sin tapujos, de que "tenemos un problema gravísimo en la situación de nuestros pensionistas". En este sentido, denunció que en la reforma de la legislación en materia de pensiones "se han saltado todos los acuerdos del Pacto de Toledo y los pensionistas están perdiendo poder adquisitivo de forma reiterada, y dentro de poco acumularemos 10 años en el que las pérdidas de poder adquisitivo rondará el 20%".

"Para la gente de mi generación será aún más grave", observó Barbón, que llamó la atención de la reforma emprendida por el Gobierno del PP "por la parte del gasto y no reforzando la parte de los ingresos", lo que llevará a que "las pensiones del futuro puedan ser un 30 o un 40% menos".

Para paliar esta situación que amenaza el sistema de las pensiones, el PSOE, según Barbón, propone "sacar determinados gastos que no tiene que pagar la Seguridad Social, pero también hay que reforzar por la parte de los ingresos y, en este capítulo", ha añadido, "el problema es que los salarios son tan deficientes que las cotizaciones no cubren". Por esta razón, "los socialistas pedimos hacer una aportación extraordinaria porque esto no aguanta porque además nos hemos quedado sin hucha de las pensiones". "Nuestra respuesta es el impuesto especial a la banca, que calculamos 800 millones anuales, y otros 800 millones por el impuesto a las transacciones financieras." "El PP quiere bajar las pensiones y los socialistas decimos que no estamos de acuerdo y lo que queremos es reforzar los ingresos", ha sentenciado.

"Por qué hace esto el Gobierno del PP?" La respuesta es que las declaraciones de Celia Villalobos, presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, revelan "no una ineptitud, sino una estrategia clara de la derecha de este país para hacer negocio con las pensiones".

Rafa Simancas, secretario general del grupo socialista en el Congreso, ha admitido, por su parte, que "los socialistas estamos muy preocupados por las pensiones de hoy y por las pensiones de mañana".

Simancas, que participó junto a Adrián Barbón en la asamblea abierta, señaló dos problemas principales del sistema de pensiones: "que los pensionistas se están empobreciendo a ojos vista hoy, y mañana, conforme a la reforma unilateral del PP, se empobrecerán más".

Asimismo Simancas alertó del desequilibro financiero en el sistema de la Seguridad Social, "que está generado de forma fehaciente y deliberada por parte del PP".

El daño causada por la reforma laboral, a su juicio, es que "ha tirado los salarios, hay tarifas planas del PP a los empresarios y han esquilmado el fondo de reserva de la Seguridad Social, que el Gobierno socialista dejó, en plena crisis, en 66.000 millones y ahora, en plena recuperación económica, solo quedan 8.000 millones de euros".

"Los socialistas nos proponemos recuperar el vínculo entre la subida de las pensiones y la subida de los precios porque somos el único país de Europa que no mantiene esta relación", ha denunciado, para evitar "que los pensionistas no se empobrezcan".

Otra de la propuestas del PSOE, ha adelantado Simancas, es "liberar a la Seguridad Social de gastos indebidos".

"Los impuestos, no pasa nada, están para atender el interés general y los tienen que pagar los que más tienen, más ganan y más esconden, y no pasa nada porque la banca arrime un poco el hombro", dijo para argumentar la propuesta anunciada por Pedro Sánchez.