Arranca la campaña explicativa sobre el alcance de los recortes del Gobierno del PP en sanidad, educación y servicios sociales


La campaña explicativa puesta en marcha por la FSA-PSOE para informar a los asturianos de cómo afectan al estado del bienestar las medidas aprobadas por el Gobierno del PP arrancó hoy con una jornada de trabajo en Oviedo en la que responsables orgánicos e institucionales del Partido Socialista han abordado las consecuencias de los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy en cuestiones como el copago farmacéutico, la modificación en los grados de dependencia o la reducción de las prestaciones por el cuidado en el entorno familiares.

Sobre las "drásticas medidas introducidas a golpe de decreto" en la Ley de Dependencia, la consejera de Bienestar Social y Vivienda del Gobierno del Principado de Asturias, Esther Díaz, ha considerado que "no son asumibles en su conjunto" y que tienen "un carácter muy ideológico". "Bajo el manto que habla de hacer la ley más sostenible e introducir mejoras, se esconde realmente un recorte importante que no se hace la ley más sostenible sino que la debilita porque las prestaciones y servicios que se otorgan se hacen más pequeños", ha explicado.

A su juicio, los ajustes presupuestarios están recayendo sobre "las personas más necesitadas de apoyo cuando deberían afectar a toda la sociedad, no siempre a los mismos". Además, insiste en que "no se han hecho mejoras, se han hecho recortes" porque una mejora "no alarga los plazos pasando de seis meses a dos años en la resolución de las evaluaciones de minusvalía y retrasando los procesos sin que se pague por los retrasos", ha explicado.

También el director general de Salud Pública, Julio Bruno, se mostró contrariado por las medidas anunciadas por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, sobre la Ley del Aborto: "Pretende anteponer el derecho a la vida del embrión al de las madres", ha expresado.

Para Bruno, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva promulgada en 2010 con un amplio consenso, responde a una llamada de la Unión Europea para que se adecuara la legislación española de 1986, "ciertamente anticuada". "Ahora, nos encontramos con este anuncio inimaginable que esperamos que no salga adelante porque sería una lesíón para los derechos fundamentales de las mujeres y dejaría a España en un posición decimonónica".

Por su parte, la secretaria de Bienestar Social de la FSA-PSOE, Lourdes Calleja, ha explicado que este tipo de actuaciones son "pésimas" para los ciudadanos porque conllevan "la disminución de derechos fundamentales" amparándose en la crisis. "Se están destruyendo servicios básicos, como el sanitario, tan valorado por los asturianos; o la Ley de Dependencia que se está desmontando a golpe de Real Decreto".

Durante el mes de septiembre, se celebrarán en las distintas comarcas asturianas estas reuniones explicativas, a las que están invitadas todas las asociaciones y personas interesadas.