"Aquí está el PSOE, en pie y en marcha para volver a cambiar España una vez más"

Pedro Sánchez asegura que su reto es "dar a España un nuevo proyecto y un camino diferente al que ofrece la derecha" y "la defensa de una clase media y trabajadora que está siendo hundida por las políticas económicas de Rajoy"



"Aquí estamos, en pie, en marcha para cambiar España una vez más. Lo hemos hecho dos veces, y lo vamos a volver a hacer una tercera". Así de decidido se ha mostrado el nuevo Secretario General, Pedro Sánchez, durante su discurso ante los más de 2.000 participantes en el Congreso Extraordinario que los socialistas han celebrado este fin de semana en Madrid.

En su intervención, y entre el clamor de los asistentes, Sánchez ha reivindicado la labor transformadora, modernizadora y de lucha por la igualdad, que han llevado a cabo los gobiernos del PSOE y subrayó que su reto hoy es "dar a España un nuevo proyecto y un camino diferente al que ofrece la derecha" en lo económico, lo social, lo político, lo territorial y lo institucional.
Así, avanzó que se propone llevar a cabo una "transición económica con un objetivo muy claro: la defensa de una clase media y trabajadora que está siendo hundida por las políticas económicas de Rajoy".

"Hoy es un mal día para la derecha"

Por eso, y porque el PSOE sale de este Congreso "más fuerte y más unido", el líder socialista ha asegurado que "hoy es un mal día para la derecha española", que son quienes "quieren imponernos su moral y erosionar el Estado del Bienestar".

"Hoy es un mal día", añadió, "para los que aprovechan la crisis para convertir en realidad sus sueños más inconfesables, para los de los sobres llenos y las conciencias vacías, para los tramposos que se envuelven en la bandera de España y se llevan su dinero a paraísos fiscales, para los que tienen como único proyecto atacar a los socialistas" o "para los que necesitan decir que todos somos iguales para sentirse diferentes". En definitiva, "es un pésimo día para todos aquellos que quieren un PSOE débil, porque de este Congreso salimos más fuertes y más unidos".

El Secretario General del PSOE se comprometió a liderar "un proyecto de democracia radical" para "romper con el descrédito institucional y la decadencia de nuestro sistema político". En este sentido, insistió en que no temblará el pulso "para echar a ningún corrupto del PSOE".

Asimismo, avanzó que propondrá "acabar con el aforamiento total de los cargos públicos"; "limitar los mandatos a la presidencia del Gobierno a dos legislaturas"; "reordenar la financiación de los partido políticos para que no ocurra lo que está ocurriendo en el PP y la trama Gürtel", o que en el Tribunal de Cuentas, que fiscaliza a los partidos políticos, "no haya representantes de Partidos Políticos". También defendió "endurecer el Código Penal para aquellos delitos vinculados con la corrupción política"; "abrir las puertas a la participación ciudadana en las instituciones, la primera el Congreso de los Diputados", o "una reforma de la Ley Electoral".

El Secretario General también abogó por la transparencia y, en este sentido, anunció que el PSOE "publicará trimestralmente en internet las cuentas del partido" y también "hará públicos los bienes e intereses de todos y cada uno de los cargos públicos del Partido Socialista". "Nadie podrá tener una responsabilidad orgánica en el Partido Socialista sin hacer público su patrimonio, porque el único patrimonio que exigimos los socialistas para tener responsabilidades es el de la honradez y la transparencia", añadió.

Pedro Sánchez anunció que en la reunión que mantendrá mañana Mariano Rajoy le dirá "un claro y rotundo no" a la propuesta de elección directa de alcaldes y alcaldesas del Gobierno, porque "Rajoy cuando piensa en regeneración democrática piensa en resolver sus lio internos, trampeando o aprobando indecentes pucherazos como el de Castilla La Mancha".
"Si Rajoy quiere de verdad regenerar la democracia, lo tiene fácil, que coja la escoba y empiece a limpiar su casa. Y que su partido asuma responsabilidades políticas por la red corrupta Gürtell… aunque sea en diferido, pero que las asuma", subrayó.

El líder socialista se comprometió durante su discurso a que las primeras medidas que tomará un gobierno socialista serán derogar la reforma laboral y, en segundo lugar, la reforma de la ley del aborto, "si la derecha la impone con su rodillo parlamentario”

Anunció también su compromiso para que, con el dinero de todos destinado al rescate de bancos, se ayude a quienes lo necesitan. "No entendemos que se diga que no hay dinero para reducir las listas de espera de los hospitales o el IVA cultural, mientras se tiran 11.500 millones para rescatar una caja y luego malvenderla a un banco".

Por eso, añadió, "voy a exigir al Gobierno que comparezca en el Congreso
de los Diputados para explicar este sin sentido y para garantizar que no se vuelva a malvender ningún banco más".

En relación con el problema catalán, el líder socialista defendió la reforma de la Constitución en un sentido federal como la única vía "que garantiza la unión de todos los pueblos de España" y alabó el papel de los socialistas catalanes "que un momento enorme tensión y fractura social son los únicos que han levantado la bandera de la concordia y la convivencia".

"A vosotros no se os llena la boca de patria", les dijo a los compañeros del PSC, "pero hacéis patria todos los días, no como otros. ¡Qué hipócrita el patriotismo de quien cuando tiene que elegir entre patria y patrimonio elige patrimonio y se lo lleva a un paraíso fiscal de al lado".

Votar ‘no’ a Juncker no fue un error, fue coherencia

También se ha referido Pedro Sánchez a quienes le han criticado por haber pedido a los eurodiputados socialistas españoles que votaran en contra de Junker como presidente de la Comisión Europea.

"No fue un error, fue coherencia", porque "dijimos que no íbamos a votarle", del mismo modo que dijimos que no habría grandes coaliciones ni en Madrid ni en Bruselas, y "no las va a haber". "Quizá alguien crea que las campañas electorales y lo que decimos en los mítines se lo lleva el viento, que una cosa son las promesas y luego viene la política real. Pues bien, para mí está claro: si prometemos votar ‘no’ a Juncker, votamos ‘no’ a Juncker".

Sánchez quiso que sus primeras palabras como Secretario General fueran dirigidas a la Comunidad Internacional, la Unión Europea y el Gobierno de España "para que de una vez por todas se detenga la barbarie en Palestina". Les decimos un "alto y claro basta ya" y que "afronten un proceso de negociación y paz que tanto necesita Oriente Medio y las poblaciones tanto de Israel como de Palestina", porque "hay personas inocentes que están sufriendo y muriendo en un territorio que está siendo atacado de una manera irresponsable".


*Disponibles resultados de votaciones candidaturas y biografías miembros Comisión Ejecutiva Federal pinchando en la pestaña ARCHIVOS