"El debate pendiente en España es por qué se somete a chantaje a los Gobiernos en minoría"

Fernando Lastra advierte de que el acuerdo sobre el cupo vasco afecta al acceso equitativo de los españoles a los servicios públicos


El Pleno ha aprobado esta mañana una iniciativa en la que se expresa el rechazo de la Junta General al reciente acuerdo de renovación del cupo vasco, "que supone introducir una desigualdad abrumadora en la financiación per cápita a favor de esa comunidad", tal y como ha expuesto el portavoz, Fernando Lastra. Igualmente, ha prosperado una enmienda del Grupo Socialista en la que se insta a trasladar al Gobierno central la exigencia de que el nuevo cupo sea objeto de un cálculo preciso y transparente capaz de garantizar la suficiencia de recursos tanto a los regímenes forales como a las comunidades autónomas de régimen común.



El resultado del nuevo cupo, acordado entre el Gobierno central y el Partido Nacionalista Vasco durante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, es fruto de un Gobierno en minoría, ha señalado el portavoz del Grupo Socialista: "El debate pendiente en España es porqué se somete a chantaje a los Gobiernos en minoría. Y eso, señorías, debería ser un aviso para todos porque debe de suponer una concepción distinta de hacer política. Cuando está en juego el interés general, conviene aplicar la idea de la ética de la responsabilidad frente a la ética de la convicción", ha recomendado.



El portavoz del Grupo Socialista ha querido enmarcar la trascendencia de un asunto que "no se ha de limitar al mercadeo de la negociación presupuestaria": "debería ser objeto de análisis serio, riguroso, distinto de cualquier oportunismo coyuntural, porque toca los temas más importantes con los que se enfrenta un país como el nuestro, en el que la financiación de los servicios públicos es un asunto crucial para el conjunto de los españoles, que es lo que les importa (...) Se trata de establecer cómo garantizamos la suficiencia y la equidad teniendo en cuenta las variables que inciden en la financiación de los servicios públicos, porque la población o la orografía introducen cuestiones diferenciadas a la hora de destinar los recursos para sufragar los servicios. El objetivo es que todos podamos disfrutar de los servicios públicos en términos de equidad, que todos los españoles seamos iguales en el acceso. Este es un tema central", ha expuesto Fernando Lastra.



Para Lastra, al margen del acuerdo alcanzado entre el Gobierno central y el Partido Nacionalista Vasco, -"una negociación, a la que le falta transparencia, conocimiento e introduce desigualdad", ha dicho-, es preciso aprobar una Ley, que se han comprometido a apoyar todos los grupos con representación en el Parlamento vasco, "en la que se analicen las variables que llevan causando problemas cada vez que se negocia, si están bien valoradas las competencias estatales a la hora de ser sufragadas por el cupo o si los complementos en relación con el IVA están bien o mal amoldados. Pero ahora lo que se ha discutido es el pleito que lleva teniendo el Estado con la comunidad autónoma vasca cada vez que se ponían a negociar el cupo. Y el acuerdo implica que el Gobierno de España devolverá por pagos de más 1.400 millones de euros hasta 2021, de forma que Euskadi pagará menos que el año pasado en concepto de cupo por las competencias del Estado ejercidas en esa comunidad".



"Llevamos mucho tiempo pensado que podemos no hacernos responsables de que cada decisión que se toma en política tiene consecuencias. Eso es asumir la ética de la responsabilidad porque, con la ética de la convicción, cada uno se instala en su posición y no hay posibilidades de avanzar. Es la responsabilidad, señorías", ha concluido Fernando Lastra.