"A propósito del Hospital de Arriondas"

Artículo de Pilar Alonso, portavoz de Salud del Grupo Parlamentario Socialista, publicado en El Comercio

Artículo de Pilar Alonso, portavoz de Salud del Grupo Parlamentario Socialista, publicado en El Comercio

A propósito del Hospital de Arriondas

Parece que hay quien cree que en el hospital de Arriondas se dirime entre un modelo de gestión pública o privada de la sanidad. Y se dice sin más argumento que cuarto y mitad de pseudoideología y un poco más de demagogia, pretendiendo colocar a los socialistas del lado de los promotores de lo privado. No se logrará ir muy lejos con este argumento yendo de la mano del PP. Tampoco es argumento de autoridad pretender asimilarnos a doña Esperanza Aguirre, a la vez que pactan una solución legislativa con los populares asturianos que, aunque sean éstos tantas veces un grupo de comportamiento anárquico, no deberíamos confundirlos hasta el extremo de hacerlos defensores de lo que no son, pues ni creen en el servicio público ni van a defenderlo.

Hacen falta explicaciones acerca del desafortunado procedimiento legislativo que se está llevando a cabo en la Junta General respecto al hospital de Arriondas. También hay que dar opinión política, pero primero aclaremos el asunto:

Después de varias intentonas, el PP, con la colaboración y el acuerdo de lU proponen mediante ley «integrar» el hospital de Arriondas en el Sespa y que su personal se convierta en personal laboral fijo del servicio de Salud del Principado. Desde que plantearon esta pretensión hasta hoy, el asunto ha pasado por un tortuoso trámite, lleno de irregularidades y arbitrariedades apoyadas en el poderoso argumento, eso sí, de que tienen, PP e lU, votos suficientes para decidir. Parece que lo de menos, para PP e IU, es que por medio la fundación gestora del hospital se haya transformado de privada a pública, y que se haya integrado a todos los efectos en el Sespa. Así lo dicen los informes jurídicos del Parlamento, de ahí que la primera cuestión relativa a la solicitud de integración haya quedado sin efecto al haberse producido.

Los vicios de procedimiento en la tramitación de esta Ley han sido puestos de relieve con claridad: han cambiado el objeto de la Ley, debiendo por tanto presentar una propuesta nueva, han decidido, por mor de los votos, convertir las enmiendas de totalidad en enmiendas parciales, haciendo caso omiso del informe del letrado de la Junta y han pretendido que el Gobierno «disuelva» el patronato de la Fundación, obviando que sólo se puede disolver de acuerdo con la específica legislación de fundaciones.

Hemos dicho y mantenemos que la norma en discusión es de dudosa legalidad -doctores tiene la lglesia para dirimir tal cuestión- pero también hemos advertido que saltarse el Reglamento de la Cámara sí puede ser motivo de inconstitucionalidad.

Queda por analizar la pretensión de convertir a los trabajadores del hospital, personal al servicio de la fundación pública integrada en el Sespa, en personal laboral fijo del propio Servicio de Salud ¿Logrará esta Ley conseguir tal propósito? Veremos.

Lo que nosotros decimos es que nuestra propuesta, la del PSOE y el Gobierno, garantiza estabilidad y seguridad laboral para los trabajadores durante toda su vida laboral, de manera que no se crearía más empleo en la fundación hasta su extinción, creando todo el nuevo empleo necesario en el Sespa, a través de los procedimientos de la función pública. Puede ser que los trabajadores del hospital de Arriondas crean que les da más seguridad la propuesta de PP e lU; honestamente, nosotros pensamos que es muy difícil pretender ser empleado público o permanecer en Arriondas sin someterse a los procedimientos legales de la provisión de empleo en las administraciones públicas, ya que es claro que siempre hay quien cree que tiene el mismo o mejor derecho para optar a un empleo público.

Lo mejor sería recuperar la propuesta que la Consejería de Salud hizo al comité de empresa y a la asamblea de los trabajadores una vez que IU se convenza de que la estrategia del PP es un camino hacia ninguna parte, de que abusa de su buena fe y que sólo se entiende en términos de confrontación con el PSOE. Si la iniciativa legislativa decae estaríamos en condiciones de garantizar la seguridad, la estabilidad y la homologación de las condiciones laborales de todos los trabajadores. En caso contrario, que sepan que de esta aventura no habrá ganador, sólo perdedores, empezando por los trabajadores.