"Las preguntas del PSOE son ahora las mismas que se hacían hace 125 años los compañeros que fundaron la Agrupación Socialista de Gijón"

Javier Fernández, Alfonso Guerra y José María Pérez ponen en valor el "legado y el patrimonio" de los pioneros del socialismo español y gijonés en el acto de celebración del 125 aniversario del PSOE local



Javier Fernández cree que a los socialistas, al contrario de lo que decía Mario Benedetti de que "cuando sabíamos todas las respuestas nos cambiaron todas las preguntas, nos ocurre justo al revés porque nuestras preguntas de ahora son las mismas que se hacían hace 125 años Manuel Sobrino y los compañeros que entonces inauguraron la Agrupación Socialista de Gijón: por qué la injusticia, por qué la desigualdad y la explotación (…)". Precisamente en el acto de celebración de ese aniversario, al que también acudió Alfonso Guerra, el secretario general de la FSA-PSOE hizo mención a los orígenes de la fundación del partido de la mano de 25 hombres, con Pablo Iglesias a la cabeza, que fundaron un partido "para luchar contra la injusticia".

Un tipógrafo, dijo el líder socialista asturiano del fundador del PSOE, cuyas respuestas, "su utopia de trabajadores libres, iguales, fraternos y propietarios de los medios de producción se quedó hace tiempo varada y su ideal de una sociedad sin clases se esfumó". Para Fernández, el fundador del PSOE "nos dejó un legado y un patrimonio hecho de tradición, de una historia, unos sacrificios y unas lealtades que están en la memoria colectiva. Nos dejó un partido de militantes con un sentimiento profundo de su dignidad como clase ejemplar y de cuadros con una responsabilidad de una organización decisiva para el cambio social".

Ese patrimonio legado por Pablo Iglesias, según Javier Fernández, "tan sólido, fuerte y correoso sobrevivió" a 40 años de dictadura "y ni el tiempo ni el olvido pudieron desterrarlo de la memoria de la gente" de modo que "el PSOE, formado por muy pocos, siguió siendo la esperanza de muchos".

Tras defender que, en ese periodo, "el PSOE logró encontrar las nuevas respuestas que se necesitaban", entre ellas, precisó, la construcción de la democracia.

Durante su intervención, Javier Fernández pidió reconocimiento para un PSOE "decisivo” en la Transición, aunque también ha admitido que tras esa etapa "han pasado 40 años, han pasado muchas cosas y hemos visto la crisis más dura desde 1929 con consecuencias muy duras". Consecuencias entre las que incluyó "que somos más frágiles porque ya no hay acuerdo sobre la planta territorial del Estado y tenemos una secesión en Cataluña auspiciada por cargos electos que lideran las instituciones de autogobierno". Dada la situación, ve "otra vez indispensable" al PSOE "para buscar nuevas respuestas, que no es nada fácil, pero podemos hacerlo de nuevo". "Debemos mirar a la sociedad y decirle que les transmitimos no solo confianza social sino garantía y credibilidad económica, que es lo que nos da reputación gubernamental". Para Fernández, "los socialistas podemos responder a esas preguntas porque ya lo hicimos". "Queremos decirle a la gente tres cosas: dar forma al futuro para que el futuro no nos de forma a nosotros, queremos unir a la gente y no dividirla y dejar a la próxima generación un país mejor". Entre los protagonistas de esa ingente tarea incluyó a Alfonso Guerra, quien inició su intervención admitiendo que "siempre he tenido debilidad por el socialismo asturiano, y creo que alguna simpatía me tiene el socialismo asturiano".

El presidente de la Fundación Pablo Iglesias, que pasó repaso a la historia de la Agrupación Socialista de Gijón y a la fundación del PSOE, enfatizó que ante esa historia "los demás partidos son sietemesinos comparados con el nuestro". "No es posible comprender la vida de estos 137 años sin tener en cuenta la historia de nuestro partido", sentenció.

Según Guerra, "Pablo Iglesias se sentía muy ligado a Gijón" y detalló que fue candidato en cuatro ocasiones al Congreso por Gijón, al tiempo que puntualizó "la enorme importancia" que tuvo históricamente la Agrupación Socialista de Gijón.

En su repaso a la historia del partido, Guerra recordó que, además de los 125 años del PSOE de Gijón, "mañana se cumplen 40 años del 27 congreso del PSOE con el que los socialistas inauguramos la transición en la que el PSOE contribuye a una sociedad libre y democrática, y ahora hay gente que dispara contra esa operación en la que el PSOE fue gran protagonista"

Tras reclamar que "el partido no tiene que ensimismarse sino mirar hacia fuera", el histórico dirigente socialista acepta que "los socialistas debemos cambiar en parte nuestras propuestas, tenemos que cambiar la estrategia pero no los principios".

Durante su intervención, Guerra atacó a los populismos y defendió que "debemos distinguir socialistas de populistas: los populismos no quieren que haya ricos y quieren quitárselo a los ricos mientras que los socialistas lo que queremos es que no haya pobres".

Además, Guerra refutó que se diga que los dos últimos resultados electorales son los peores de la historia del partido porque, recordó, que “el PSOE se presentó en 1891 por primera vez a las elecciones y sacó 5.000 votos en toda España".

"Lo más importantes es tener un proyecto de futuro para la nación y obtener los pactos que haya que obtener, no hay que tener temor porque manteniendo los principios se puede negociar con unos y con otros", dijo en otro momento de su largo discurso, recordando cómo históricos líderes del partido habían negociado con partidos ideológicamente en las antípodas del PSOE.

Asimismo, además de poner en valor la utilidad de que "el PSOE, desde la oposición, está controlando al Gobierno", hizo una cerrada defensa de la necesidad de que el PSOE “fundamente su trabajo en la disciplina democrática, no se puede votar para ganar y votar para no perder, se gana o se pierde", zanjó.

Guerra tuvo tiempo en su intervención para resaltar "la indignidad" de los últimos resultados electorales en el País Vasco. "El PSE y el PP vasco pusieron los muertos y Bildu ha puesto a los que mataron a los muertos. Cómo es posible que se dé el doble a los que mataron. Algo tiene de enfermedad esa sociedad", además de señalar que "tampoco podemos legitimar a los rufianes", en alusión al diputado de ERC.

Alertó también el presidente de la Fundación Pablo Iglesias de que "Unidos-Podemos son la garantía de que siempre gobernará la derecha en España y la operación ha sido dividir el voto de la izquierda", una estrategia que, a su juicio, se visibiliza en Gijón con el gobierno de Foro en el Ayuntamiento.

"El odio a la derecha no puede ser el programa del PSOE"
Tras sentenciar que "ni España es una nación de naciones" y que "nacionalismo y socialismo son incompatibles", Guerra terminó su discurso reclamando que "el odio a la derecha no puede ser el programa del PSOE, tiene que tener algo más y debemos cambiar su discurso en tanto en cuanto no puede ser un discurso de minorías sino de mayorías porque es la única manera de reconquistar el apoyo de la sociedad y reconquistar el poder para cambiar las cosas".

Por su parte, José María Pérez justificó la presencia del PSOE durante 125 años en Gijón por "los hombres y mujeres que han dado continuidad a los valores e ideas socialistas a los largo de 125 años defendiéndolos a costa de su propia libertad y de su propia vida". Tras citar entre los prohombres socialistas a Manuel Sobrino, el primer presidente de la Agrupación, y Ángel MartÍnez, primer alcalde socialista en Gijón en 1936, así como a Palacios, Areces y Paz Felgueroso, "caras visibles del socialismo en Gijón, nada de lo que hicieron hubiera sido posible sin todos esos hombres y mujeres, gracias a los que hemos conseguido mantener vivo el mensaje de los socialistas y conectar con las sociedad gijonesa". "Estamos orgullos de esos hombres y mujeres que fueron capaces de transmitir nuestro programa y de las penurias que pasaron durante 40 años de dictadura para garantizar la continuidad de este proyecto", ha añadido el presidente de la Comisión Gestora del PSOE de Gijón.

"125 años hasta hoy y a por otros 125 años más sin recrearnos en la nostalgia y el pasado porque nuestros valores siguen vigentes y queda mucho por hacer", concluyó el portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Gijón. Tras dar paso a un vídeo en el que destacados socialistas felicitaron por el 125 aniversario de la Agrupación local, Alejandro González, secretario de Juventudes Socialistas de Gijón, dio las gracias a los socialistas de hoy y de ayer por "vuestro respeto infinito, paciencia y vuestra máxima lealtad" al tiempo que elogió un proyecto de 125 años "colectivo y no personalista".