El eurodiputado socialista Jonás Fernández hace público su patrimonio

"Espero contribuir al incremento de la transparencia y a elevar la calidad de la rendición de cuentas de los políticos ante los ciudadanos", asegura el europarlamentario asturiano




El eurodiputado socialista asturiano Jonás Fernández, una vez que ha sido constituido el Parlamento Europeo el pasado 1 de julio y en aras a la máxima transparencia pública, desea hacer públicos sus ingresos previos a la toma de posesión y su patrimonio, fruto de su propio desarrollo profesional.

Jonás Fernández ha trabajado en la consultora Solchaga Recio & asociados durante los últimos nueve años, justo hasta su renuncia para incorporarse al Parlamento Europeo. Para el año en curso, el salario bruto anual de Fernández ascendía a 90.771,5 euros. Además, al cierre del año, Solchaga Recio & asociados abona una “paga extraordinaria” en virtud de la evolución de los beneficios y del desempeño individual. Esta paga representa unos ingresos variables adicionales, cuyo promedio anual de los ejercicios pasados se situó en torno al 15-20 %.

Por otra parte, Jonás Fernández ha obtenido en los últimos años rentas del trabajo por otros conceptos: conferencias, artículos, libros, etc. También ha sido profesor asociado de Economía Internacional en la Universidad pública Carlos III. En todo caso, los ingresos por esos conceptos no superaron nunca los 7.000 euros anuales.

De este modo, el patrimonio de Jonás Fernández, casado en régimen de gananciales, a fecha de 30 de junio de 2014 era:

patrimonio


Asimismo, en distintas cuentas corrientes a la vista, Fernández tenía una posición de 2.364,28 euros a cierre del mes de junio.

De ahora en adelante, los ingresos de Jonás Fernández provendrán directamente del Parlamento Europeo, cuyos pagos son totalmente trasparentes y públicos.

Por todo ello, Jonás Fernández espera contribuir con la difusión de su patrimonio a la mejor percepción de los costes de oportunidad de los responsables públicos, al incremento de la transparencia en el ejercicio de tales responsabilidades y, por ende, a elevar la calidad de la rendición de cuentas de los políticos ante los ciudadanos.